UNA MÁQUINA NO SABE BESAR

Reflexiones para empezar un día cualquiera

¿Te has parado a pensar lo importante que es un beso?

Seguro que sí, e infinitamente más en estos momentos tan canallas de aislamiento social, de distancias de seguridad, tiempos en los que hemos levantado un muro intangible entre nosotros.

Padecimos, y seguimos sufriendo, algo que NUNCA había ocurrido y que ni siquiera supimos imaginar.

Desde niños besamos; un beso es lo primero que recibimos de nuestra madre —además del dichoso azote de la comadrona— y también es parte de la esencia de la vida, un acto presente en todas las civilizaciones desde que el mundo es mundo.

Pues bien, por mucho que sepa y resuelva, una máquina… no sabe besar. No tiene corazón, ni sentimientos.

Estamos inmersos en una sociedad con prisa, donde todo debe ser inmediato: desde la búsqueda de la ruta para llegar a tal sitio hasta el pedido de comida a domicilio. Y es estupendo… pero eso solo desarrolla la destreza de nuestros dedos y la habilidad de los que programan en los grandes buscadores. ¿Qué hay de nuestra creatividad, de nuestra iniciativa?

El diálogo de familia, de grupo, está muy devaluado. Resolvemos casi todo a nivel individual.

Y qué decir de las reuniones de personas, no ya solo jóvenes, sin conversación; cada uno de nosotros, teléfono en mano, alimentando nuestro ego en las respectivas redes sociales.

Esta forma de vida nos aliena, porque, aunque busquemos nuestra realización en el ámbito de las tecnologías, ninguna máquina nos sabe besar.

Nos bombardean con palabros raros para todo: desde el nombre de aplicaciones que llevamos instaladas en nuestro móvil hasta el de los cursos de formación que realizamos.

Despersonalizamos las palabras, les arrancamos esa dulzura que tienen en su propia concepción, las condenamos al olvido:

  • ¿Por qué no “aprendizaje”, en lugar de “learning”?
  • ¿Por qué no “entrenamiento”, en lugar de “coaching”?
  • Si quieres ser alguien en este momento tienes que utilizar la forma verbal “resiliencia” —hasta la más conocida marca de refrescos le ha creado un himno—; que sí, que está en el diccionario, pero ¿no es más bonita la expresión “fortaleza”, una palabra que fluye, que acaricia los sentidos?
  • ¿Por qué no “breve resumen” o “extracto” o “en tres palabras”, en lugar de “elevator pitch”?

Alimentamos, sin ser conscientes, a máquinas que saben de nosotros más que nosotros mismos —como decía Sabina en una de sus canciones, refiriéndose a Antonio Gala: «… si sabe de una, cosas que ni una sabe que sabía»—.

Os aporto un experimento INQUIETANTE extraído de YouTube, con título “Yo y mi otro yo” (son solo 6 minutos, no dejes de verlo): https://www.youtube.com/watch?v=t2Mth-M0jGI

Supongo que se te ha quedado un regustillo raro en la garganta y ganas de mandar a paseo al celular.

De verdad, disfrutemos la esencia de la vida con las personas que nos rodean, quedemos, conversemos, riamos, llamemos a las cosas por su nombre, seamos auténticos y naturales, hagamos sencilla nuestra existencia, desoigamos —o atenuemos— las decenas de consejos que escuchamos a diario en todos los medios para ser el número uno… los primeros, ¿en qué?; no queramos descubrir la pólvora. La felicidad está en nuestro interior, no la busquemos fuera; cualquiera de nosotros tiene algo precioso para dar o recibir. Recordemos que una máquina… no sabe besar.

DIGITALIZACIÓN SIN DESHUMANIZACIÓN

Publicado por Correcciones Quevedo

CORRECTOR DE TEXTOS - INGENIERO DE LETRAS: meticuloso y perfeccionista. Colaboro contigo para potenciar tus escritos, dándoles más valor con una adecuada puntuación y eliminación de faltas de todo tipo. No tires por tierra tu reputación publicando textos sin revisar. Poseo una excepcional habilidad para ello y aporto una experiencia de más de trece años de trabajo en TODOS los campos: editorial, prensa y televisión nacionales, tesis, másteres, etc. He localizado las faltas de ortografía en la Constitución Española de 1978 y algunas erratas no subsanadas todavía. También las de una tesis de mucha trascendencia mediática. He corregido algún libro ya publicado por un importante grupo editorial y localizado casi 200 faltas. Y un largo etcétera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: